miércoles, enero 16, 2008

Fuga de Cerebros en Alejandría


Durante el dominio romano en Egipto, la gran ciudad de Alejandría, la que fuera el centro cultural del mundo conocido durante siglos gracias en gran parte a su famosa biblioteca, lugar donde hicieron vida gigantes de las ciencias como Euclides, Aristarco de Samos y Arquímedes, se vio sumergida en una crisis cultural que no habría previsto jamás.

Del libro "El incendio de Alejandría" del autor Jean-Pierre Luminet, les traigo este pequeño extracto:

En tiempos de Filón, la Biblioteca se había convertido en propiedad del Estado romano, y su << sumo sacerdote >> lo nombraba el propio emperador. Con frecuencia era un griego, y sus atribuciones eran las de un funcionario, adjunto directo del prefecto de Alejandría, y solia estar más preocupado por las cuentas financieras que por las investigaciones eruditas. Por otra parte, filósofos y sabios sólo permanecían en Alejandría durante los años de estudio, y después se iban a hacer carrera en Roma como preceptores o consejeros en las ricas familias del Imperio, donde aceptaban ser tratados como esclavos con la esperanza de alcanzar, gracias a la entrega, primero la manumisión y luego la ciudadanía romana.