domingo, septiembre 02, 2012

Detalles sobre una instalación nueva de Ubuntu 12.04 en mi oficina

La gran pesadilla hasta ahora ha sido el proxy y el firewall de mi lugar de trabajo.
Desde las versiones 11.X de Ubuntu empecé a utilizar el entorno Unity de Ubuntu. Al principio no me gustó mucho pero empecé a entender las razones de su diseño: por ejemplo, el principio de que los píxeles valen [1]. Luego de darle una oportunidad y en la medida en que iba actualizando mi sistema hasta llegar al 12.04, creo que ya Unity tiene bastante madurez y puedo decir que me gusta el entorno. Ahora, en ese proceso he venido acarreando las aplicaciones que tenía instalada desde el 11.X y se que hubo muchos cambios en cuanto a las aplicaciones instaladas por omisión en un entorno Ubuntu. Así que por la curiosidad de entender qué es lo que la gente de Ubuntu define como su escritorio (si es que podemos seguir usando esa metáfora o ya es hora de pensar en una nueva) o mejor dicho, su sistema, quise hacer una instalación desde cero y darle una oportunidad a las aplicaciones que ellos sugieren y experimentar bien cómo se integran al resto del sistema (y cómo lo hacen, es algo que también me llama la atención); excepción: Emacs, ya instalado.
Sin embargo, hacer esto en una organización que tiene un firewall y un proxy clásicos, no es tan divertido. Así que quise dejar aquí algunas notas de las cosas que tuve que tomar en cuenta antes y después de la instalación desde cero en mi oficina.
[1]Tal vez hago referencia a otro libro acerca de diseño, pero solo con ir a la Guía del escritorio de Ubuntu se puede uno enterara de que el diseño del nuevo Ubuntu busca minimizar las distracciones, aumentar el espacio de trabajo y ayudar al usuario a realizar sus tareas.

Respaldo

Por supuesto, este es el primer paso. Respaldar los datos importantes: documentos, imágenes, música, etc. Basta con copiarlos en un medio de almacenamiento externo como un CD/DVD o un disco duro externo.
Sin embargo, con respecto a los correos electrónicos y los contactos tuve que hacer algunos pasos adicionales.
Primero, he estado usando Evolution hasta ahora. Por ahora bastaría con el respaldo clásico, y se supone que importar esos correos desde Thunderbird es directo porque teóricamente usan el mismo formato de correo: Mbox. Sin embargo, hay una consideración en mi caso: había usado Evolution desde hace tiempo que me enteré que tenía los correos en un formato de correo viejo: Maildir que es mejor exportarlos a Mbox antes de hacer el respaldo, para que no tenga que instalar Evolution al final para poder transformar los correos a Mbox (tal vez no fuera necesario, pero era un riesgo que no tenía que pasar). Para esto, usé un script que recomendaron en una respuesta en AskUbuntu . Al final, el respaldo es un archivo en formato Mbox que debe guardarse en el medio de respaldo elegido.
Con respecto a los contactos desde Evolution, simplemente clic derecho a la libreta que se quiera respaldar y se exporta (normalmente a formato Vcard)
Luego del respaldo, viene la instalación. No escribiré al respecto, solo que instalé de la forma más directa: "siguiente siguiente siguiente".

La Red (el caso del Proxy)

Si tienes una computadora portátil, sufrirás las consecuencias de hacer todo lo que aquí se indica, porque cada vez que se cambie de lugar de acceso a Internet, habrá que volver a configurar el proxy.
Después de instalar el sistema lo primero que se haría es actualizar el sistema, pero esto no es tan trivial en mi oficina. Primero se debe configurar la red.
Si fuera el caso de una computadora nueva en la organización, habría que decirle al departamento de IT cuál es la dirección MAC de la máquina. Pero ya que estoy usando la misma máquina de siempre, no hace falta.
Luego, conectarse no debería ser muy difícil en Ubuntu: se conecta el cable y listo, o si se quiere usar la red inalámbrica, basta con colocar la contraseña cuando se pida.
La parte fastidiosa del cuento es el proxy.
Le Proxy
El malo de la película. No tienen idea cuánto lo odio, cuántas horas me ha hecho perder... ¡TE ODIO PROXY!. (Proxy suena a nombre de mujer, tenía que ser, que mujer tan enrollada).
El problema es que aparentemente soy la primera persona en la organización que no usa la Internet solo con Firefox, sino que a veces necesito wget y/o curl, bajar cosas con Emacs (paquetes de Emacs), Gwibber para el Twitter, todo el tema de APT para mantener mi sistema actualizado (y como no existe un repositorio en la organización...) o a veces conexiones no web: IRC y FTP por ejemplo (esta última parte no entiendo qué tiene que ver con el proxy, pero es así, aparentemente; si alguien puede explicarme por qué puede un proxy como squid fastidiar al IRC, se lo agradezco).
Bueno, empezamos con lo básico. La configuración del proxy en Ubuntu se hace en la configuración de red: SUPER seguido de 'red' y ENTER, o en el menú de configuración que se encuentra en el menú de arriba a la derecha.
Ahí hay una configuración por cada interfaz de red que tenga la máquina y por último está la configuración del proxy. Se puede determinar que no hay proxy; o configurar un proxy manualmente, en cuyo caso habría que colocar el nombre o la IP del proxy y el puerto; o, como en mi caso, la configuración automática, en donde se coloca la url de un archivo de configuración automático.
En un mundo ideal, esto debería bastar: todas las aplicaciones que eventualmente hagan uso de la web deberían verificar esta configuración para saber cómo usar el proxy. Pero en este aspecto, Ubuntu no es para nada ideal. Aquí una opinión: ¿Cómo es que con la configuración de red de Gnome basta para que todas las otras aplicaciones se puedan conectar a la red pero no puedan saber cuál es el proxy. El problema es peor y más triste aún: hay aplicaciones gráficas (de Gnome) que no usan esta configuración del proxy, por ejemplo Gwibber y Empathy (de hecho, hasta ahora no he podido resolver esto, así que me conecto al IRC por el webirc de Freenode).
Para que aplicaciones como wget y curl funcionen con el proxy, deben estar definidas las variables de entorno http_proxy y https_proxy.
Las variables de entorno http_proxy y https_proxy deben tener la url de conexión al proxy de la organización. Para que queden permanentemente establecidas esas variables, se coloca lo siguiente en el archivo .bashrc (ajustar a cada caso):
http_proxy="http://proxy.leorg.org:1080/"
https_proxy="https://proxy.leorg.org:1080/"
export http_proxy https_proxy
Todavía falta algo para poder hacer un apt-get update. Resulta que al hacer sudo apt-get update las variables de entorno se pierden, así que para mantenerlas hay que invocar sudo con la opción -E. Pero si queremos usar las interfaces gráficas de APT, como el Gestor de actualización o el Centro de software de Ubuntu hay un problema: ellos no los invocamos normalmente desde la consola, así que no tenemos tiempo de pasarles las variables de entorno a través del sudo.
La solución, seguir las recomendaciones de este artículo, editar el archivo apt.conf:
Acquire::http::Proxy "http://proxy.leorg.org:1080";
Acquire::https::Proxy "http://proxy.leorg.org:1080";
Pero hay un detalle que todavía causa problemas con las interfaces gráficas de APT y el proxy. A veces, un paquete invoca algún script durante el proceso de instalación, y este puede a su vez intentar conectarse a la web con programas como wget. Bueno, como es gráfico y obtuvo las credenciales por otro medio diferente de sudo (por lo cual no le pudimos decir con la opción -E que conserve las variables de entorno) entonces, ese wget no va a saber cómo conectarse al proxy. La solución, es fijar las variables de entorno del proxy al sudo. Para ello se usa el programa visudo y se agrega lo siguiente:
Defaults env_keep = "http_proxy https_proxy ftp_proxy"
Con todo esto, ya tenemos bien dominado a todo lo que es APT, y varias aplicaciones que no toman la configuración de Gnome, pero todavía me quedan pendientes:
  1. Emacs y ELPA
  2. Empathy
  3. Gwibber
IRC no web es lo que más extraño.

Restauración

Para la restauración del respaldo, solo con respecto al correo y los contactos fue algo diferente a trivial (de resto, una simple copia).
Instalé el complemento de Thunderbird llamado ImportExportTools, luego hay que darle clic derecho a la bandeja de entrada, menú Importar/Exportar, opción Importar mbox y elegir Importar uno o más archivos con sus subcarpetas. En ese momento, una ventana de diálogo te permite elegir el archivo mbox a importar, que será el que se respaldó antes de instalar Ubuntu.
Los contactos se importan desde la vista de Libreta de direcciones, en el menú Herramientas, opción Importar.

Algunos paquetes que instalé luego

Emacs
La versión de Emacs que proveen los repositorios oficiales de Ubuntu es la 23. Pues la versión 24 trae una gran cantidad de mejoras que no quería perderme, entre los que más me interesan está el nuevo sistema de gestión de paquetes ya oficialmente soportado por Emacs.
Para poder instalarlo a la Ubuntu registré un PPA (Personal Package Archive) que mantiene unos paquetes de Emacs bien actualizados. Lo conseguí gracias a este artículo.
Los pasos que seguí:
$ sudo apt-get update
$ sudo add-apt-repository ppa:cassou/emacs
$ sudo apt-get update
$ sudo apt-get install emacs24 emacs24-el
Con esto ya tenemos el Emacs24 instalado. Irónicamente, el sistema de gestión de paquetes, la principal razón de instalar esta versión de Emacs, no funciona al 100% porque el proxy no le permite conectarse a los repositorios. Se puede configurar el proxy en Emacs, pero no he podido hacer que funcione todavía.
Otra cosa que tengo pendiente es instalar el soporte completo al idioma español en Emacs y el diccionario de Aspell.
Retoque a LibreOffice
De un excelente artículo acerca de cosas que retocar en Ubuntu después de instalarlo, rescaté, entre otras cosas, la habilitación del menú global para LibreOffice.
Lamentablemente en esta nueva versión de Ubuntu LibreOffice no hace uso del menú global, que es la nueva forma de interactuar con las aplicaciones en Ubuntu, exactamente igual que en MacOS. Se trata de que el menú de todas las aplicaciones se funde con la barra superior del sistema que ya contiene otras cosas como el espacio para las notificaciones, ahorrando bastantes píxeles verticales (que aparentemente son más importantes que los horizontales, ya que el lanzador no desaparece de manera automática como hacía antes).
Para hacer que LibreOffice respete el menú global, basta con instalar el paquete lo-menubar:
$ sudo apt-get install lo-menubar
Restricted Extras
Sin entrar en polémicas, por los mp3 y otros formatos de video:
sudo apt-get install ubuntu-restricted-extras
Cabe acotar que este paquete invoca a un script que intenta bajar archivos de la Web. Si el proxy no está configurado en sudoers (y en todos lados por si a caso) entonces fallará.
Y para escribir en el blog
  • python-docutils
  • rst2pdf
  • mercurial
Solo faltaría configurar mercurial con por lo menos los datos personales del usuario:
$ cat > ~/.hgrc
[ui]
username = Jesús Gómez <jgomo3@gmail.com>
Ctrl-D

Siempre me toca hacer lo siguiente en el Terminal de Gnome

Estoy muy acostumbrado a las combinaciones de teclas de Emacs en el terminal, pero la tecla ALT y F10 disparan otros eventos propios del entorno gráfico (seleccionan el menú de la aplicación, en este caso el terminal de Gnome).
Para evitar que esto pase y funcionen como en Emacs, se modifican las configuraciones pertinentes en la opción Combinaciones de teclas... en el menú Editar. Ahí, se desactivan las teclas de acceso al menú y F10.

Decepciones

  • ¡¡¡PROXY!!! No entiendo cómo no hay una solución única a este rollo.
  • Tenía la esperanza de que una actualización limpia desapareciera ese bug de Firefox tan maldito: arrastra una imagen y TODO el sistema se congela por un minuto aproximadamente.