sábado, enero 06, 2007

Saban Grande

Otro año más que comienza sin buhoneros en Sabana Grande.

Hoy de regreso de casa de mi suegra me bajé en Sabana Grande para dirigirme a mi casa y me encuentro con una tarima dispuesta a la salida del metro por motivo del día de reyes. Ahí se encontraba un señor dirigiendo unas palabras al público.

Él es de apellido Chavez y según entendí, esa tarima fue una iniciativa de cuatro vecinos de la localidad, con la idea de retomar los espacios de Sabana Grande para actos como ese. De una se le propuso al público presente participar para encontrar la manera de mantener a Sabana Grande como se encuentra actualmente los 365 días del año.

Cuando terminó de hablar me acerqué a él para conversar. Según me explicó, ya la alcaldía de Caracas tiene tres Centros Comerciales donde dispondrán a los buhoneros; no supo decirme cuales eran. Su intención es claramente sacar a los buhoneros de Sabana Grande. Para mantener esto tiene el plan de lograr que Sabana Grande sea declarada patrimonio cultural de la Ciudad.

Todo esto me parece positivo, excepto por el atropeyo que pueden sufrir los buhoneros. Para esto el señor Chavez propuso que la discució para encontrar la solución se de con la población buhoneril, pero ¿se va a dar una discució cuando se supone que ya están determinados en la alcaldía a sacarlos para mandarlos a los centros comerciales?

Tal vez todo lo que he escrito sea muy antagónico, pero me preocupan las personas que puedan sufrir por estas medidas. Si se va a hacer, tiene que valer la pena. Que no sea porque todavía hay gente que añora las fiestas del Tamanaco, los bailes en el club Táchira o la quinta Esmeralta tanto como el pasado "glamour" de Sabana Grande. Que sea por la inseguridad, el asinamiento y la contaminación sónica y cultural (me refiero a la pornografía, música inadecuada y demás emisiones audiovisuales que de seguro censurarían en los medios de comunicación masivo por la ley resorte; además de que no obtubieramos ni un poco de música nacional y casí nada de artesanía; ni siquiera mercancía nacional, la gran mayoría era importada de Colombia y otros paises).

Mi planteamento que inmediatamente hice llegar a los presentes fue que el estado establezca las reglas del mercado buhoneril. Creo de verdad que los problemas que vivimos en Sabana Grande todos estos años se debieron a que el estado simplemente no los tomaba en cuenta y aplicaba la política del avestruz (enterrar la cabeza, hacerse el loco), de aquí la inevitable expanción del bazar de Sabana Grande sin mecanismos de control. Si el estado asumiera la realidad buhoneril y estableciera las reglas de ese mercado, no creo que hubieran tantos problemas y no fuera necesario el atropeyamiento. Así se hace en ciudad de México según expliqué, y la gente se va a los paseos llenos de buhoneros como un paraje turístico (quiero aclarar que nunca he ido a México, pero por alguna razón dije que yo fuí a México mientras conversaba con el sr. Chavez y así lo entendió él, ya se lo aclararé, pero en varios documentales he conocido ese modelo mexicano de inclusión).

Por ejemplo, en Sabana Grande me gustaría ver kioscos construidos por la alcaldía separados por el espacio que sea necesario y establezca el estado, que sean propiedad del estado y se den consesiones de uso gratis a cooperativas o individuales para que establezcan un mercado integrado en el boulevard y que se les de prioridad a artesanos, artistas (pintores, músicos, actores, etc) y producción nacional en general; que se les exija únicamente el mantenimiento del local y el cumplimiento de las reglas y estandares establecidos para ellos so pena de perder la conseción (por estandares me refiero a respetar cosas como el color de la fachada, colocar solo accesorios permitidos, etc).

Di mi teléfono y nombre para participar activamente en las reuniones que plantearon, y llevaré estas ideas. Sin embargo, quisiera escuchar comentarios al respecto, y tal vez me convenzan de otras ideas o incluso de cambiar las mias, y de esa manera llevaré a las reuniones planteamientos más concretos.